Climbers, entre el cielo y el suelo

Los Mallos de Riglos, en Huesca, es uno de los destinos preferidos de muchos escaladores, que con sangre fría y arrojo se atreven a subir por sus paredes desafiantes a lo alto de sus cimas. Si bien éste es un deporte en que la forma física y ligereza es fundamental, no cabe duda que la capacidad de tener una buena templanza en la toma de decisiones es vital. De ello, aquí algún detalle de archivo aunque no completo, de esta aventura vertical.

Deja un comentario