La Albufera de Valencia, reflejos y etnografía

Aunque para muchos esta época del año no es la más apropiada para visitar el Parque Natural de la Albufera, aprovechando un intensivo de fotografía con Photolocus que tenía que realizar el día 12 de diciembre en la zona, estuve un día antes por allá para ir completando parte del archivo de la zona sur de ésta bonita y siempre sorprendente área de paisaje y naturaleza aprovechada por el hombre y aves desde hace siglos.

Me alojé en Silla, que es la parte oeste del Parque Natural, concretamente en el Hostal Moreno, un sitio económico y en donde el trato es familiar. Desde ahí fui bordeando hacia el sur y con calma toda la zona oeste y menos conocida de la Albufera, marjales de horizontes interminables y que van discurriendo por canales hacia el centro del lago. Todos estos caminos son frecuentados por ciclistas y gente que disfruta del paseo por la Albufera en parte de Romani, Sollana, Sueca, El Palmar o el Perelló.

Iba buscando como siempre imágenes que identificaran la etnografía de estos pueblos, así como la fauna que reside en esta época y a pesar de no ser época de faenas agrícolas en los arrozales o de gran número de aves allí, pude disfrutar de lugares como el Puerto de Silla, Catarroja y las últimas luces del día desde la carretera a Alfafar. En definitiva diferentes momentos que sirvieron además de disfrute para plasmar lo que me faltaba de archivo de esta zona sur de la Albufera.

Al día siguiente tocaba ya trabajar…y compartir la jornada con seis entusiastas de la fotografía que estaban preparados para sacar lo mejor de sus cámaras, ( todas Canon…)  Oscar, Juanjo, Jaime, Paqui, Rafa, Ricardo se enfrentaron en tan solo unas horas a diferentes escenarios y situaciones que les tenía preparadas, entre ellas además de hacer muchas fotos, de degustar una de esas paellitas de marisco y fidegüas en la arrocería Maribel de el Palmar, en donde estaba todo como siempre fenomenal, incluido el Cava….. Partimos después de comer a capturar las últimas luces de la tarde, tanto el embarcadero de la localidad como la carretera del escorredor hacia la Muntanyeta de Sants, nos permitieron practicar contraluces y horizontes infinitos para impresionar nuestros sensores con esas luces y reflejos únicos de la Albufera.

Sirva este post para agradecer a todos los asistentes el haber compartido una jornada de su agenda con su pasión por aprender…y en comprobar que sus cámaras y sobre todo ellos saben hacer buenas fotos, y ahora probablemente con algún truco o técnica más que me han servido hasta la fecha para desafiar, como hacemos muchos….nuestra imaginación….

Un abrazo a todos y enhorabuena a Photolocus por la organización.

Hoteles recomendados en la Albufera

[ad#468]

Deja un comentario