El guión de nuestra mente, predisposición e imaginación

Aquí os propongo un ejercicio basado en una experiencia en Túnez y que cuento en uno de los capítulos de  Fotografía de Viajes, el mundo, tu cámara y tú, acerca de la predisposición y el guión de nuestro viaje.

“…Una vez que tenemos todo repasado, nuestro equipo listo, leída información de la zona y lugares que vamos a visitar, es casi siempre obligado empezar a soñar despiertos con lo que vamos a ver, sin haber estado allí todavía. Parece que la curiosidad se anticipa a nuestro viaje y antes de éste necesita por esa inquietud que llevamos dentro plasmar o teñir de colores las imágenes que se van predisponiendo en nuestra mente. Todo ello es parte del espíritu del viaje y función cognitiva que nuestra mente experimenta antes de cualquier lance o aventura, un estado virtual que nos deja de forma anticipada y prematura imaginar escenas, planos o encuadres de nuestro cercano viaje.

En muchas ocasiones y después de leída la información de la zona, libros, rutas posibles y visto las imágenes que otros fotógrafos han empleado para ilustrar el lugar que nosotros muy pronto vamos a visitar, una manera de planificar el viaje es preparar un pequeño guión con apuntes de aquello que no debemos dejar de visitar, las gentes, la cultura, ese tipo de monumento, playa o recorrido de camino por la ruta que vamos a llevar.

Apuntar previamente los lugares y las posibles situaciones que vamos a poder ver es una manera de dar rienda suelta a nuestra mente a posteriori. En mi caso por trabajo siempre antes de un reportaje, ya hay un guión en el que debo de basar mis tomas y planos, aunque después se improvise en muchos detalles que anteriormente no se habían previsto, el guión nos ayuda aunque no sea para un reportaje a planificar y no perder detalles importantes que sólo se conocen estando bien informado antes del viaje.

El guión no sólo definirá los lugares y localizaciones sino el tipo de planos que podemos jugar en la escena, picados, contrapicados, encuadres con punto de fuga, planos medios, primeros planos, panorámicas son algunas de las sugerencias que irán rondando por nuestra mente en cada tipo de situación o lugar que visitemos, aunque luego esto es impredecible y posiblemente el plano que queríamos hacer en la Mezquita de Ez-Zitouna, en Túnez no sea posible por motivos ajenos a nuestra voluntad, pero bueno, podemos volver en otro momento o esperar al día siguiente o conformarnos con otros planos que pueden también reflejar la idea que queríamos plasmar de ese monumento en concreto. Al fin y al cabo en el viaje estará la experiencia vivida como primer orden de las cosas y el reflejo de ésta como secundario objetivo no siempre imprescindible, no hay que obstinarse en ser inflexibles con nuestra imaginación sino dejarla correr e improvisar con la experimentación para recoger lo enigmático de cada lugar o situación.”


Como podemos ver la predisposición y nuestra imaginación forman parte importante, por no decir indispensable de nuestro viaje.

En alguna de éstas fotografías del viaje a Túnez en 1996,  el guión me ayudó a saber elegir finalmente la esencia de la gente sobre el estereotipo de las Mezquitas y monumentos.

Extraído del capítulo 3 de Fotografía de Viajes, el mundo, tu cámara y tú.

Deja un comentario