Fotografiando el bosque crepuscular y nocturno

RONCESVALLES-INVERNAL

Quería empezar este 2014 con un post que hace tiempo muchos me habíais sugerido publicar en el blog referente a la luz crepuscular y la fotografía de bosques y aunque tenéis varios post anteriores publicados de la fotografía de bosques, éste primer post del 2014 quería dedicarlo a la fotografía de bosques tanto crepuscular como nocturna y que en algunas ocasiones tenemos oportunidad de practicar en los talleres de fin de semana que realizamos en Photolocus.net

La fotografía de bosques es una actividad muy gratificante ya que que nos permite integrarnos en el paisaje forestal, recorriendo paso a paso un mágico entorno, a veces misterioso, en el que nos encontramos decenas de “ruiditos” de quienes nos observan detenidamente y que no somos capaces de descubrir.

Sobre las posibilidades fotográficas que tenemos en el interior del bosque podemos discernir que son casi infinitas y que la experimentación es la mejor forma de descubrir sus mil caras. No existen reglas, como para casi todo, pero si algunos trucos que nos ayudarán a sacar el mejor partido a nuestra cámara ayudados de la luz que se filtra en su interior, si bien las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde son las idóneas, incluso a pleno sol podemos encontrar contraluces curiosos que nos llamarán la atención.

10922826933_7e1d9b81c5_c
ISO100 Diafragma f/11 Tiempo exposición 6 segundos Samyang 14mm f/2.8

Fotografía de bosques crepuscular, aguas de seda

Para la fotografía de cauces o aguas de seda, las horas que debemos evitar son aquellas en que la luz del sol pueda iluminar con algún rayo el cauce. Es recomendable ir buscando localizaciones al atardecer y cuando la luz del sol ya ha caído detrás de las cumbres que nos rodean poder realizar tomas de cauces con exposiciones prolongadas o aguas de seda.

RONCESVALLES-INVERNAL-2
ISO 50 Diafragma f/11 Tiempo de exposición 10 segundos Distancia focal 28mm

Para este tipo de fotografía lo primero es ponerse cómodo en una piedra, sentarse y disfrutar como un pescador. Trabajar con trípode se hace indispensable así como contar con el filtro polarizador que nos permite aún sin haber sol porque ha desaparecido, eliminar el brillo de la luz crepuscular que todavía reflejará en el agua al menos una hora hasta que oscurezca. Si no vemos bien el efecto del polarizador sobre el agua, (oscureciendo y eliminando el brillo de la superficie del cauce) podemos usar el LIVE VIEW y el Zoom digital de nuestra pantalla. Esto nos sirve tanto para ver mejor el plano, como para enfocar bien, intentando hacerlo sobre una piedra u objeto que se situé en la mitad del plano (o en el punto  de enfoque que vemos y podemos mover en nuestro visor a izquierda o derecha) y evitando enfocar al agua, pues es algo bastante complejo de enfocar. Es decir necesitamos contraste o una referencia para enfocar.

RONCESVALLES-INVERNAL-3
ISO 50 Diafragma f/11 Tiempo de exposición 5 segundos Distancia focal 72mm

En caso de tener dificultad de enfocar, por la falta de luz, es recomendable que quitemos el Autofoco de nuestro objetivo y enfocar a mano (anillo de enfoque de nuestro objetivo). El uso del disparador remoto de cable ayuda a no mover la cámara en el disparo y si no tenemos disparador de cable, podemos usar el ajuste de la cámara que permite disparar con temporizador de 10 segundos, así aunque apretemos el disparador tardará 10 segundos en hacer su exposición y no moveremos la cámara con el dedo. Fijarse en nuestros pies y evitar tocar el trípode o apoyarnos en él es muy recomendable también, al igual que quitar el estabilizador del objetivo. (VR)

Tiempos de exposición

4106778636_55d2d13623
Diafragma f/16 tiempo exposición 20 segundos ISO 200 Objetivo Nikon 35mm

Cuanto más rápido es el cauce, menos tiempo necesitamos exponer con nuestra cámara y normalmente serán los diafragmas medios (f/8, f/11) con los que conseguimos mejor contraste y definición en nuestra tomas de seda. Si nos ponemos perpendiculares al cauce, conseguiremos además potenciar el efecto de seda utilizando encuadres o planos medios o largos, es decir con algo de zoom centrando el detalle de la escena en un pequeño espacio del río.

ISO bajo, rango dinámico de la toma

En este caso nuestro principal objetivo es forzar a la cámara a exponer unos segundos. Los ISOs que debemos utilizar siempre deben ser lo más bajos posible, por ejemplo ISO 50, ISO 100 o ISO 200, ya que con ellos forzamos a nuestra cámara a exponer de manera prolongada (desde 2″,5″, 10″ o incluso 30″ segundos) y la principal razón del uso de ISOs bajos reside siempre en la calidad, rango tonal y dinámico que conseguimos en nuestra fotografía.

Fotografía Nocturna en el Bosque

Una vez que hemos agotado la luz del día, tenemos dos opciones, irnos a casa contentos por la experiencia de nuestro atardecer en el bosque o intentar regresar a las localizaciones que más nos gustaron cuando había luz, y probar a fotografiar el bosque en su faceta nocturna.

RONCESVALLES-INVERNAL-4
ISO 1600 Tiempo exposición 30″ diafragma f/8 Samyang 14mm f/2.8

Un primer inconveniente, en este caso es que ya no vemos nada, ni los botones de la cámara ni lo más importante, el encuadre y si está enfocado o no, lo que queremos sacar. Lo primero que necesitamos es un frontal o linterna con la que poder ver en la noche y ajustar nuestra cámara con detenimiento.

Ajustando el encuadre y enfoque en la oscuridad

RONCESVALLES-INVERNAL-5
ISO 800 Tiempo de exposición 30″ Diafragma f/11. Cartulina usada en la parte superior de manera intermitente para no quemar el cielo y la luna.

Deberemos para las primeras pruebas ajustar el ISO al máximo que nos de nuestra cámara (1600, 3200, 6400) para buscar el encuadre correcto y al mismo tiempo el enfoque que nos interesa (en este caso normalmente deberemos enfocar de forma manual y dependiendo si estamos en el interior del bosque o fuera, al punto medio de la escena, es decir de 5-10 metros o al infinito siempre con el enfoque del objetivo en MODO MANUAL). Lo ideal es trabajar siempre con lentes angulares (10mm a 24mm) ya que la profundidad de campo de estos objetivos es mucho mayor aun utilizando diafragmas abiertos (f/2.8 hasta f/8).

Estas primeras tomas solo nos sirven para encuadrar y enfocar, por lo tanto si la cámara tarda a ISO 6400 por ejemplo en exponer bien durante 1 segundo y ya estamos seguros que el enfoque y el encuadre son correctos, solo debemos duplicar el tiempo de exposición cada vez que bajamos el ISO, de esta manera calculamos que si necesitamos 1 segundo con ISO 6400, con un ISO 3200 harán falta 2 segundos, con 1600 necesitamos 4 segundos, con ISO 800 harán falta 8 segundos, con ISO400 16 segundos, con ISO 200 harán falta al menos 32 segundos y con ISO 100 algo más de un minuto.

Medición de luz

La medición de la luz en todos los casos al no haber grandes contrastes se deberá hacer en EVALUATIVA o MATRICIAL para captar el promedio de la escena, si bien hay ocasiones en las que será conveniente sobreexponer algo más la imagen mirando bien el histograma ya que por la noche, siempre nos parece que ha quedado bien de luz, pero es un efecto de la luminosidad de la pantalla LCD al estar en la oscuridad.

Balance de Blancos

Aunque cada escenario tiene una temperatura de color diferente, el WB o Balance de blancos es conveniente ajustarlo de manera manual entre los 4800º Kelvin y los 5600º o bien colocar en luz de día nuestro ajuste de WB para evitar la toma quede demasiado fría. De cualquier manera ajustar de forma manual los grados Kelvin si tienes esta opción te ayudará a ver in situ la realidad del momento.

RONCESVALLES-INVERNAL-6
Tiempo de exposición 30″ Diafragma f/2.8 Objetivo Samyang 14mm ISO 1600, Usando durante la mitad de la exposición una cartulina negra de manera intermitente para no quemar la parte del los arboles, el cielo y la luna.

Los diafragmas que utilizamos en la nocturnidad a diferencia de los cerrados como en el atardecer, deberán ser abiertos o como mucho intermedios  (f/2.8, f/4, f/5.6 e incluso f/8) ya que si no, nos podemos eternizar en la toma, y con ISOs bajos (100 o 200) necesitaríamos bastantes minutos de exposición, lo que nos generará ruido de manera casi segura y es importante recordar que con objetivos angulares la profundidad de campo siempre es buena a pesar de usar diafragmas abiertos. Los tiempos más recomendables suelen estar por debajo del minuto. En muchas ocasiones solemos subir el ISO hasta 800 o más para no rebasar los 30 segundos de exposición, aunque si tenemos baterías y tiempo podemos estar los minutos que sea necesario al ISO más bajo.

Conclusiones

En definitiva la experimentación es la mejor manera de sacarle partido a nuestra cámara siempre, y en este caso de la fotografía de bosques, la visita anticipada durante la tarde para buscar las localizaciones y ver como esta el terreno así como el uso del trípode estable, un cable disparador, y un polarizador en las tomas de atardecer que es indispensable para los cauces con algo de luz residual del atardecer o crepúsculo, y que luego retiramos para las nocturnas. Estos serían los elementos esenciales que debemos tener en cuenta.

RONCESVALLES-INVERNAL-7
Diafragma f/2.8, Tiempo de exposición 351 segundos, ISO 800

Los tiempos de exposición que utilizaremos varían siempre de la luz que tenemos en la escena, por ello, es conveniente ir probando con diferentes ISOs elevados (1600, 3200) para las primeras tomas en las que deseamos asegurar el foco y encuadre y posteriormente ir bajando para las definitivas. Si lo hiciéramos al revés deberíamos esperar mucho tiempo y con ello gastar batería innecesariamente hasta conseguir la fotografía final. En la mayoría de ocasiones una toma final nocturna llega después de bastantes fallidas, por ello minimizar el tiempo primero con ISOs altos es conveniente.

Por la noche todos los ajustes como Reducción de Ruido, Luminosidad automática, iContrast, D-Lighting deben estar desactivados, los primeros gastan batería y nos obligan a volver a esperar procesando la imagen tanto tiempo como hemos disparado y los demás no hacen sino generar ruido al intentar rellenar de luz las zona oscuras, que en la noche son la mayorías. El RAW en vez del disparo en JPG es la mejor forma de obtener toda la información de la escena, por si nos hemos quedado cortos podremos recuperar las luces en el revelado de la fotografía.

Los diafragmas cerrados (f/8, f/11, f/16) al atardecer nos ayudan a exponer durante bastantes segundos, para conseguir aguas de seda, a veces con 30″ segundos es más que suficiente.

Para la fotografía nocturna podemos abrir los diafragmas entre f/2.8 a f/8 ya que la ausencia de luz hará que la exposición se prolongue varios minutos. (2 a 8 minutos..) Para realizar tomas en las que además deseamos ver las trazas de las estrellas en nuestro plano, lo mejor es enfocar de modo manual al infinito (quitando el autoenfoque de nuestro objetivo) y exponer durante varios minutos con diafragmas abiertos. El uso de una cartulina negra para no quemar demasiado una zona que tiene más luz (la parte de la luna por ejemplo) puede ser una manera de exponer bien la parte inferior y no quemar la superior.

Bueno espero haber aclarado algo alguno de los entresijos de la fotografía crepuscular y nocturna de bosques, que hemos tenido la suerte de experimentar y compartir con bastantes de los asistentes a los talleres de fotografía, ahora solo queda que lo pongas en práctica, verás en la toma final cosas que nunca hubieras imaginado jugando con la luz y el tiempo de exposición….mucha suerte….y si te animas,  todos los meses tienes oportunidad de hacerlo con nosotros en los talleres de fin de semana de Photolocus.net

Deja un comentario