Entre sendas y barrancos de Bertiz

Navarra posee lugares de gran belleza, entre ellos el Señorío de Bertiz, un lugar que se ha mantenido virgen y cuya huella se remonta al siglo XIV, época en que su primer propietario Pedro Miguel de Bertiz entiende y valora el patrimonio natural que dicho entorno contiene. Desde entonces y siempre en manos de particulares de la zona, el Señorío ha ido pasando de generación en generación hasta 1949, fecha en que es legado en testamento hológrafo a la Diputación Foral de Navarra, con una clara exigencia de mantenerlo y conservarlo al igual que durante siglos atrás se hizo.

Declarado Parque Natural en 1984, Bertiz, cabecera del valle de Bertizarana y es uno de los mejores ejemplos de Bosque mixto atlántico, con hayedos, tejos, acebos, abedules, robles de diferentes tipos y especialmente conservados, así como avellanos, castaños, fresnos en el fondo del valle que conviven con tilos, arces, robles comunes…y un largo etcétera de especies arbustivas y lo que representa para su hábitat y ecosistema único. Por ello no es de extrañar que de los 218 hábitats seleccionados por la Unión Europea, Bértiz contenga 5 de ellos diferentes, por su variedad y extensión.

Entre la fauna protegida de esta zona está el desmán ibérico, algunos murciélagos forestales, así como la presencia del gato montés o la salamandra y una avifauna rica de pícidos como el pito negro. Todo ello deja claro la declaración de Zona de Especial Conservación ( ZEC) del Señorío de Bertiz dentro de la Red Natura 2000.

Su flora no se queda atrás, y es precisamente esta riqueza y diversidad latente en todo el parque, el que nos permite descubrir diferentes especies de flora, con orquídeas, gramíneas y plantas de gran interés como el helecho, aprovechado desde muy antiguo en la zona.

No cabe duda de que muchos conocen el lugar por el famoso Jardín Histórico de Bertiz que tiene más de 100 años de antigüedad y se encuentra en la zona de entrada del Parque Natural, pero el gran tesoro escondido de éste hábitat para el naturalista, senderista y fotógrafo se guarda entre barrancos, pistas y senderos bien señalizados que llevan hacia la cumbre de Aizkolegi a 830m de altitud y lugar más alto del Parque, desde donde se divisa todo el valle de Bertizarana y su otro límite en altura de Plazazelai (540m) que muestra la frontera con Baztan.

Como no podía ser de otra manera, y sirviendo de ejemplo de gestión eficiente y responsable para otras instalaciones de éste tipo de entornos naturales, el centro de interpretación del parque y el acceso a las instalaciones está abierto durante TODO EL AÑO, en horario de 10 a 20h en verano y en invierno de 10 a 18h. Sólo cierra el 1 de enero y el 25 de diciembre.

Para quienes no lo conozcan, ahora es la excusa perfecta, y ya tienen disponible en la revista Conocer Navarra en su número 27 de Junio 2012, un estupendo reportaje de la zona escrito por Sara Sánchez, y que he tenido la suerte de volver a re-descubrir, para ésta magnífica publicación trimestral.

Para quienes no les sea posible acceder a dicha publicación, a pesar de estar disponible en numerosos puntos de venta de las principales ciudades,  aquí hay algo de ello a través de imágenes, eso si, siempre bajo la mirada y ojos del fotógrafo.

 

Deja un comentario