Filtros degradados en la fotografía de paisaje

Una de las funciones principales de los filtros degradados (gelatinas o cristales tratados para usar delante del objetivo) es la compensación de la luz, bien del horizonte superior en el plano que estamos tomando, para así evitar que la parte inferior de la fotografía salga subexpuesta u oscura al ser esta la zona transparente del filtro o bien para conseguir efectos de difuminado de cauces o nubes en movimiento sin que la fotografía se nos queme.

De todas las marcas, especialmente Lee, son los más buscados por la calidad y capacidad de eliminación de dominantes de color, nos permiten disfrutar de la composición fotográfica con un margen mayor de horas, pudiendo utilizarlos incluso en tomas de gran contraste a horas con mucha luz. Entre los más usados están los de Densidad Neutra ( DN ) que reducen de manera considerable ese exceso de intensidad de luz, pero principalmente los degradados, que ayudan a compensar el exceso de luz en una de las zonas, superior o inferior de la fotografía, según se pongan.

Durante el auge de la fotografía digital los filtros pasaron a segundo plano, ya que el uso de éstos requiere de algo de paciencia y pensar muy bien la composición.  Hoy la mayoría tendemos a disparar demasiado sin pensar, y esto es un problema, que le quita emoción a la práctica fotográfica. Los grandes maestros de la fotografía de paisajes, desde la era analógica a nuestros días los han utilizado, entre otras cosas por mejorar considerablemente  las dominantes de color y compensar a nivel creativo nuestras fotografías. Aunque el momento de la toma siempre es decisivo para conseguir lo que buscamos, intentando dejar acabada lo más posible la fotografía, existe otra opción en la edición posterior en el caso de no tener filtros, y es aplicando un filtro degradado mediante software en muchas de las herramientas actuales, pero el inconveniente lógico, es que no aprovechamos al cien por cien la medición de luz y el rango tonal del momento de la propia toma, ocasionando la pérdida de las altas luces o las sombras.

Es este aspecto el HDR o alto rango dinámico ha intentado solventar esa perdida de tonos extremos,  en situaciones de grandes contrastes (diferencia de tonos) realizando varias tomas mediante la técnica de horquillado (-2,0,+2) en la cual tres fotografías son tomadas a diferentes velocidades para conseguir exponer correctamente cada una de las zonas del plano que se fotografía y posteriormente revelando en el programa que estamos acostumbrados a editar las fotografías. No cabe duda que estas opciones son más precisas, pero requieren de algo que todos tenemos muy escaso, nuestro tiempo, por ello el uso de filtros nos ahorra mucho trabajo posterior de edición.

Algunos filtros degradados para paisaje recomendados.
Degradados neutros
Degradados de color

Deja un comentario