Morella, esencia del medievo

Capital histórica de la comarca de Els Ports y cuyo castillo se asienta estratégico a 1.000 mts de altitud, no es de extrañar que dicho enclave fuera punto de vital importancia tanto en las épocas íberas como musulmanas, o las posteriores, entre las que destaca la época medieval, y de la que conserva un legado arquitectónico singular y perfectamente mantenido.

Morella impresiona al visitante tanto a lo lejos como una vez nos hemos embutido entre sus estrechas callejuelas empedradas, que de forma circular rodean como bancales las faldas de su castillo en lo más alto de la villa. Rodeada de muros, entre aldabas y sinuosos callejones de sus barrios, que muestran la morería o la judería también no sólo para el recuerdo, sino para entrever como en épocas pasadas, la frescura que otorgaba el urbanismo musulmán a sus calles.

Lugar en el que han transcurrido batallas como las del Cid Campeador a finales del S. XI durante su periodo musulmán, o la conquista cristiana de Alfonso el Batallador a principios del siglo XII marcan una de las eras de mayor apogeo de esta villa medieval.

Hay quienes atribuyen la importancia histórica de Morella al estar está situada en el centro geográfico de los estados peninsulares de la Corona de Aragón, en la frontera entre Cataluña, Aragón y Valencia, y bastante cerca de Mallorca.

Hasta finales de la década de 1270 Morella estaba incluida en Aragón pero desde entonces forma parte del Reino de Valencia. La sociedad de entonces ,formada por una amplia representación de gremios de la época, orfebres, cesteros, plateros, escultores y tejedores han ido dejando generaciones después, una tradición hoy todavía latente en los oficios de la localidad.

Morella es para el visitante además de un punto de nuestra historia, entresijo de Cismas de Occidente, Papas, Reyes y conquistadores de diversas épocas, una ciudad digna de ser visitada para admirar con nuestro gran angular o sin él, la riqueza patrimonial que todavía hoy se conserva en esta península mediterránea como lo es, la nuestra.

[ad#468]

Deja un comentario