El equipo básico de fotografía para viajes

El último taller de fotografía comentaba con los asistentes, como cada vez aligeramos más nuestro equipo de fotografía para el viaje, principalmente si vamos al extranjero y dependemos de aviones, transbordo de trenes, etc… Hoy la ligereza y autonomía de las cámaras digitales y la aparición de objetivos “todo terreno” (55-200mm o 18-200mm) más potentes y reducidos, permiten no tener que ir cargados con mochilas y pesos excesivos a nuestras espaldas.

Objetivos-Lentes:
Personalmente en la mayoría de mis viajes, únicamente cargo con dos o tres objetivos, un 18-200mm VR  f/3.5 que me sirve para prácticamente todo y además durante todo el día (planos largos, medios, cortos, detalles, primeros planos….). Un segundo objetivo, éste ya más luminoso y con otro ángulo más amplio para lugares con poca luz o interiores (mezquitas, barrios, bosques, nocturnas en pueblos etc…) es mi apreciado Tokina 11-16mm f/2.8. Sin embargo el primero (18-200mm VR) es el que utilizo de forma habitual para casi todo…Un tercer objetivo opcional es el 50mm f/1.8, ligero, cómodo y discreto, vamos una joya en nitidez y contraste, además de pasar inadvertido. El parasol de cada uno es también accesorio inseparable….si no encontramos el nuestro siempre podemos recortar una cartulina buscando en esta web.

Mochila:
Todo ello normalmente lo llevo en una simple BOLSA TRIANGULAR TOPLOAD ZOOM 2 LOWEPRO , tipo bandolera y aún me queda sitio para meter baterías de repuesto, algún filtro con sus cajas, útiles de limpieza y demás….es decir sobra material. Casi todos los reportajes de viajes que he realizado fuera de España, este ha sido mi equipaje, desde el Sáhara a Holanda, Francia o Reino Unido, y cuando hay que topar con aeropuertos, lo mejor es ir ligero de equipaje. Otros utensilios y accesorios como el cargador, pilas, filtros y demás pueden ir acolchados en la maleta entre la ropa, para facturar, teniendo en cuenta que es posible que se extravíe, no meter nada valioso, mientras que la mochila o la bandolera debemos llevar lo importante y siempre encima.

Filtros:
Los filtros son indispensables, y relativamente baratos. Son sin duda, una de las mayores salvaguardas para poder fotografiar durante todo el día allá por donde vayamos, nos permiten disparar a cualquier hora, quitando el exceso de luz y la intensidad de los rayos del sol. Normalmente los Polarizadores (CPL) y los de densidad neutra (ND4 o ND8) son una de las mejores inversiones para nuestro viaje.

Trípodes:
Como casi siempre nos tocará plasmar imágenes nocturnas, una buena opción es llevar un mini trípode tipo GorilaPod, que nos cabe en cualquier sitio, otra opción es un hilo de nylon atado a la zapata suelta de nuestro trípode (el cual podemos dejar en casa) y así construir nuestro propio estabilizador ligero e invisible…

En fin, aquí quedan transcrito a través de este post, alguno de los puntos que tratamos en el último taller de fotografía de viajes y de cara al verano espero sirvan y ayuden también dichas recomendaciones, que no son sino la experiencia de tanto viaje de aquí para allá…… Todo ello también incide en que llevar grandes equipos, lentes y demás sofisticadas alternativas a la última del mercado, no garantizan el hacer buenas fotos, más bien, estropearnos la salud y la espalda.

Buen verano…y disfrutar del viaje, no os mortifiquéis…

—————————————————————-

[ad#468]

Deja un comentario