Isla de Tabarca, un privilegio para los sentidos

Única isla habitada de la Comunidad Valenciana y declarada Reserva Marina Natural esta pequeña isla es centro de la buena gastronomía marinera. Rodeada de cristalinas aguas llenas de riquezas naturales, que bañan una de la playas galardonadas con la bandera azul de la U.E. Tabarca goza de ser además de isla por un día un estupendo lugar en donde ver uno de los atardeceres más bellos de la Costa Blanca.

En realidad más que de una isla, se trata de un pequeño archipiélago, compuesto, aparte de Tabarca, por los islotes La Cantera, La Galera y la Nao. Posee una longitud aproximada de 1.800 metros y una anchura máxima de unos 400 metros.

Sus costas albergaron en el pasado un refugio de piratas berberiscos. En el siglo XVIII, Carlos III ordenó fortificarla y levantar en ella un pueblo en el que alojar a varias familias de pescadores de Génova que estaban cautivos en la ciudad tunecina de Tabarka. Las murallas que rodean su núcleo urbano han sido declaradas Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural.

La isla que hoy se conoce tiene su origen en el siglo XVIII, y el nombre le viene de la isla Tabarqah, en el extremo noroeste de Túnez. En 1741, el rey de Túnez invadió aquella isla e hizo prisioneros a sus habitantes, de origen genovés, que poco después pasaron a ser esclavos del Sultán de Argel hasta que, en 1768 fueron liberados con el pago de un rescate que aportó el rey español Carlos III.

El propio monarca determinó la construcción de un poblado fortificado en la isla situada frente a Alicante, que repobló con los excautivos para, entre otras cosas, frenar su uso por los piratas berberiscos que utilizaban el pequeño archipiélago como centro de operaciones de ataque a la costa levantina. Nació así una plaza militar que fue habitada por los genoveses liberados, que en recuerdo de su Tabarqah natal la bautizaron con el nombre de Nueva Tabarca.

Sus aguas han sido declaradas Reserva Marina del Mediterráneo por su excelente calidad y por la biodiversidad de su flora y fauna. Tabarca está formada por materiales de origen volcánico. Reserva natural, declarada como Zona de Especial Protección para las aves por la Unión Europea y, desde 1986, Reserva Marina.

Tabarca es refugio: desde estrellas de mar púrpura a vermétidos, caracoles porcelana, pez fadrí, pez gitano, moluscos, crustáceos y otras muchas especies que constituyen un ejemplo de comunidades marinas mediterráneas poco alteradas. Las aguas que circundan Tabarca son transparentes, tanto en la playa de arena situada en la cara sur como en los acantilados, calas empedradas y peñas del resto de la isla, sentirse aislado del mundo en un rincón así es todo un privilegio para los sentidos.

Cuando ir: Primavera
Dónde Comer: Casa Tollonet
Cómo ir: Salidas diarias desde Alicante  Konti ki

Hoteles en Alicante


[ad#468]

Deja un comentario