Bosques al límite

Este fin de semana me he podido escapar al Pirineo Aragonés, en donde hemos podido comprobar unos cuantos asistentes a uno de los talleres de fotografía de Fotolocus, la belleza y espectacularidad una vez más de los frondosos bosques de Gamueta, Labati, Linza y otros rincones de este Parque Natural de los Valles Occidentales.

De clima atlántico, la humedad de éstos es siempre más o menos constante, si bien la época estival acusan más el calor y como ha sido este año, la falta de lluvias, a pesar de la cantidad de nevadas caídas sobre las cumbres durante el invierno. Después de años de visitar y fotografiar estos parajes, he vuelto algo preocupado y es que los barrancos y cauces de algunas zonas estaban o secos o con un pequeño hilo de agua, algo que jamás había visto antes. Las temperaturas altas que han soportado estos meses últimos parecen haber hecho desaparecer incluso de las umbrías, los siempre verdes y frescos musgos del suelo, pero principalmente algo que siempre es el recurso principal de vida de estos bosques, el agua. Esperemos llueva y crezcan de nuevo esos cauces, no sólo por la próxima temporada setera sino por que el bosque sin agua está algo más triste, incluida la rana.

Nos queda el consuelo triste de poder contemplar cada vez más deprisa hasta donde la resistencia de nuestro paisaje y natura es capaz de aguantar, estando hoy algo más amenazado por ese cambio climático que nos acecha.

Deja un comentario