Cuando el bosque se quema

Todos los años inevitablemente se repiten estas escenas. Los incendios forestales son desgraciadamente una lacra que la natura debe soportar, y aunque que en su mayoría son intencionados, la pasividad de administración y la falta de medios con la que cuentan durante el año los equipos y brigadas forestales son la causa mayor. Con un monte poco cuidado, o casi nada, en donde apenas se hacen desmontes y cortafuegos y en donde no se limpia prácticamente, el resultado cada año lamentablemente son víctimas de las propias fuerzas de seguridad del estado, entre ellos bomberos, militares que intentan enfriar con agua, la furia de un fuego embravecido por la sequedad, falta de humedad y maleza arraigada a los suelos forestales por la falta de gestión.

Muy cerca de donde vivo se han quemado este pasado mes, algunos montes que tardarán tiempo en vestir como lo hacían hasta ahora. La superficie afectada por el incendio de Jaulín, (Zaragoza) han sido 1.238 hectáreas de superficie forestal y 432 agrícola. De los términos municipales, el más afectado ha sido Torrecilla de Valmadrid, con un total de 985 hectáreas, la Puebla de Albortón con 460 hectáreas, María de Huerva con 160 y Jaulín con 62. Aunque podía haber sido mucho más…

Cuando el bosque se quema, algo nuestro se quema, esta frase hace años que convive con nosotros, pero como siempre debemos ser respetuosos e intentar cuidar y respetar al máximo ese pulmón que cada día acoge el carbono de la atmósfera para filtrar así nuestro aire, el aire que respiramos, el que nos deja vivir.

En lo que va de año 75.000 hectáreas de nuestros montes han ardido, 75.000 hectáreas menos que respirarán nuestra dañada atmósfera. …

Ver más imágenes del fotoreportaje (Jaulín-Valmadrid-Agosto 2009)

Deja un comentario