Zaragoza, mejor que nunca

Hace unos días marchaba con un buen amigo, David Martín, de apoyo para un reportaje con cámara técnica en el Palacio de la Alfajería. Su especialidad, arquitectura entre otras, exige de un buen dominio de la cámara y juntos realizamos una tranquila visita cargados con portátil, unos cuantos kilos de cámara, trípode y demás aparejos para aprovechar las primeras horas de la mañana en las distintas salas de la Aljafería.

Disfrutamos ambos de la visita a nuestro patrimonio, ya que estando siempre liados de viaje para aquí y para allá, nunca tienes tiempo de descubrir y conocer lo más cercano, tu ciudad. Aunque la Aljafería requiere de una semana al menos, si es verdad que hay cantidad de lugares y rincones que como tantos zaragozanos, nos siguen sorprendiendo, y ahora estando Zaragoza más bonita que nunca, merece la pena visitarla, llega el buen tiempo.

Desde la Zaragoza romana, hasta la Mudéjar, junto con la integración del modernismo que ha significado la renovación y remodelación completa de las riberas del río Ebro, e infraestructuras, con la muestra internacional de la Expo 2008, hoy se puede decir desde dentro para los que son de fuera, que somos una ciudad con mucho que ver y conocer, en donde los visitantes, cada año creciendo, encuentran una amplia y variada oferta no sólo de cultura y patrimonio, sino de gastronomía y naturaleza a un paso, incluídas comarcas como las Cinco Villas, Monegros o Calatayud, por citar algunas.

Zaragoza,  es única y diferente, pequeña urbe pero completa y seductora compañera de la buena mesa, de la fiesta y de las noches disfrutando ahora mejor que nunca, de una buena terraza en la ribera del Ebro con el Puente de Piedra iluminado en el recién inaugurado Club Náutico, por nombrar algo que recomiendo por su calidad y precio.

Aquí van alguna de esas imágenes de la Zaragoza actual, días atrás. Sólo falta incorporar las de la noche, que llegarán pronto, para invitaros a visitarnos a quienes todavía no lo habéis hecho.
[ad#468]

Deja un comentario