Exposiciones largas a las 3 de la tarde

No son pocas las ocasiones en nuestro viaje en las que nos encontramos en un lugar encantador pero la hora no es la mas apropiada. El uso de filtros y algunos trucos para subexponer la imagen nos ayudará a conseguir como en este caso una exposición prolongada para realzar el efecto del agua de seda sin quemar nuestra foto por la luz a pleno día.

Esta fotografía está tomada un día nublado con sol, esperando el momento que la nube cubre el sol y apaga la luz tamizando las rocas. Para la realización de la toma lo primero que utilizamos es el trípode, que nos permitirá la nitidez de los elementos estáticos, es decir las piedras y las algas, y el difuminado del agua, al ser una exposición larga.

La utilización de varios filtros nos ayuda a eliminar por un lado el reflejo del sol sobre el agua, con un filtro polarizador y un segundo filtro como el utilizado en la toma de Densidad neutra ND4 que oscurecerá la escena y por tanto obligará a nuestro obturador a estar más tiempo exponiendo la foto.

El cerrar el diafragma a f/16 o f/22 nos permite prolongar aún mas el tiempo para así intentar difuminar al máximo el agua y dar profundidad de campo a la fotografía.

Bajar el ISO a 100 o 200 y utilizar la medición puntual para medir la luz en aquel punto “medio” NO mas CLARO !!!, del que deseamos resaltar la textura (el verde de las algas en la piedra central) y así obtener ese tono como media de nuestra paleta de colores, por lógica si medimos la luz en un punto demasiado claro las sombras saldrán subexpuestas, por ello ir corrigiendo… y voila…!!!!

Aunque las mejores horas para esta escena son las primeras y las últimas del día, no siempre nos encontramos en el lugar apropiado y el momento idóneo, por ello el uso de los filtros y gelatinas nos ayudan a jugar con la luz.

Nikon D90. ISO 100. focal 20mm 75mm.  f/22 vel 2″ + filtro Polarizador + Filtro ND4. Medición puntual +0,3EV

Deja un comentario