Al vuelo

Durante esta Semana Santa por Peñíscola he podido disfrutar algún que otro ratillo un poco mas de las aves y practicar su fotografía en vuelo, algo que llevo haciendo tiempo y que siempre supone un pequeño reto. Dependiendo del angulo con el que disparemos al ave (de frente o lateral) lo primero es elegir siempre una velocidad de obturación rápida, ya que es clave en muchas de las ocasiones, para detener el vuelo sin trepidaciones, aunque dependiendo de la lente que llevamos siempre podemos subir el ISO incluso hasta 400 para conseguir una captura al paso como ésta. La medición ponderada al centro suele venir de perlas. Si el ave viene de frente en enfoque continuo en los ojos, el pico o la cabeza suele ser lo más acertado.

Ejemplar de Larus fuscus ( Gaviota Sombría) . Nikon D90, ISO 400, distancia focal 380mm f/6,3 vel 1/1000sec Obj Nikkor f/2,8 80-200mm + 1.4x duplicador

Deja un comentario