Antes del viaje, imprevistos

[imgset:72157600032819047,square,true]
Uno de los capítulos de Fotografía de viajes, el mundo, tu cámara y tú que dedico a la preparación del viaje antes de cualquier escapada, es aunque obvio para algunos muy necesario para otros. He podido ver como en ocasiones el no hacer un repaso de lo necesario antes y dependiendo de la aventura, puede arruinarte el viaje.

La preparación de todo viaje exige de una serie de detalles que no debemos olvidar. Para que todo salga bien es bueno pensar que todo puede ocurrir y estar prevenido para ello es la mejor acción para asegurarnos un viaje con incidentes previstos.

Dependiendo de que tipo de viaje vamos a realizar, podemos elegir lo que vamos a llevar con nosotros, aunque no es necesario cargarse de kilos para hacer buenas fotos. Entre los mitos que tenemos sobre equipamiento a la última y la eficiencia de múltiples objetivos, he leído más de una vez y oído decir, que las cámaras no hacen las fotos solas, por muy buenas que sean las ópticas o los cuerpos de las últimas novedades en Nikon, Canon, Sony, Leica y otras marcas, en ocasiones una cámara de usar y tirar nos puede sorprender por sus resultados y comodidad así como cualquier compacta de las que tenemos ahora en el mercado, todas ellas realmente prácticas y ligeras, además de tener una óptica luminosa que ofrece hasta un estabilizador de imagen en muchos modelos, una joya para cualquier fotógrafo que evita que las imágenes salgan movidas. Todo va a depender del uso que queramos hacer de ellas y el tipo de fotografía al que nos inclinemos, algo que es necesario bastante tiempo para definir.

Una de las cosas que he aprendido al igual que otros compañeros es que con un equipo mínimo y meditando antes del viaje minuciosamente el tipo de imágenes, posibles recursos o tomas y situaciones que nos vamos a encontrar, aunque esto a veces es impredecible, es preferible ir ligeros de equipaje y priorizar e ir preparados para los posibles imprevistos, que si los preveemos con tiempo, nos van a salvar la papeleta.


LAS PILAS y BATERÍAS

Un imprevisto común es quedarse sin pilas o batería y esta es la energía que mueve nuestra cámara, nadie sabe porqué de pronto dejan de funcionar y nos quedamos sin lo elemental, las pilas, por ello no olvidar pilas o baterías de repuesto y sus respectivos cargadores, sin ellas por mucha cámara y objetivo que llevemos nos podemos llevar una sorpresa al ver en nuestro visor este mensaje; “Low battery” en el momento más inoportuno cuando mejor luz tenemos o más posibilidades de realizar una buena toma se ofrece en una larga jornada de andar por el campo.

Es aconsejable llevar además de la batería original de la propia cámara o las pilas incorporadas en la compacta, baterías de repuesto, al menos una, para que podamos reponer y seguir haciendo fotos suponiendo que nos quedamos tirados por la primera batería, algo común si no dejamos de mirar por el display o pantalla digital tan bonita que tienen las cámaras digitales, este display sólo sirve para fijarnos en la composición, o el histograma, es preferible dejar que la cámara lo mantenga encendido el menor tiempo posible, y utilizarlo lo imprescindible, de ello depende bastante el nivel de nuestra batería. Si vamos provistos de nuestro cargador y batería secundaria, al final de día podemos recargar de nuevo durante la noche tanto pilas (recargables) como las baterías originales de la cámara. No fiarse de haber cargado hace tres días la batería, la noche de antes de salir a hacer fotos, cargarla de nuevo.

Alguna vez he comprado baterías a buen precio en eBay para mi Nikon D70s y suelen sacarte de un apuro, pero por poco tiempo, mi experiencia es que, es preferible gastarse dinero y comprar la segunda batería original del fabricante de nuestra cámara, estas duran y duran y es difícil gastarlas en un día. Recomendable ir a lo seguro, en esto al menos.

REFLEX + OBJETIVOS LIGEROS + MINI TRÍPODE
Si tienes una réflex, un viaje de fin de semana o una jornada suelta por el campo en la que vamos a fotografiar paisajes en la montaña, con un objetivo normal o zoom, un 18-85mm o 28-55mm, y/o 50mm, nos será más que suficiente. Un mini trípode es una buena opción ya que durante la luz del día es difícil que se nos muevan las fotos y nos salgan borrosas al haber gran cantidad de luz, siempre que disparemos a una velocidad mínima de 1/125.

El apoyar la cámara en una piedra, tensando nuestra correa al cuello o apoyarla encima de la mochila suelen ser también soluciones para no tener que cargar con un trípode mediano, que aunque no pesa, a veces molesta al andar y nos quita movilidad. No olvidaremos también nuestro parasol, es un buen protector, imprescindible y barato para la vida de nuestros objetivos.

REFLEX + TELE OBJETIVOS ZOOM + TRÍPODE
Si queremos llevarnos algún tipo de teleobjetivo o zoom más potente como un 70-300mm o un 80-200mm, es aconsejable llevar ya un trípode estable que nos permita tirar las fotos a grandes distancias sin que se nos mueva la imagen al disparar, ya que a pulso por mucho que lo intentemos, sólo los objetivos muy luminosos de f/2 o f/2,8 consiguen fotos nítidas y aún así el trípode se hace necesario para utilizarlos por el peso, no nos valdrá un mini trípode.

Mi opción cuando viajo por la montaña es llevar un 18-70mm para fotos angulares y de flora o detalles, un 80-200mm f/2,8 para poder enfocar a distancias largas y un todo terreno como el 50mm. f/1,6. El uso del trípode es aconsejable si queremos aprovechar las horas de luz del crepúsculo y hoy marcas como Slik tienen unos ligeros y modernos trípodes que además tienen un precio muy asequible. (sobre 100 €)

FILTROS
Otra de las cosas que no debemos olvidar, son los filtros, bien un filtro polarizador que nos ayudará a eliminar los reflejos y oscurecer así los cielos o dar un tono más cálido o saturado a los colores de los objetos o sujetos en donde se refleja la luz simplemente girándolo en la parte posterior de nuestro objetivo en donde va enroscado. Su reducido tamaño y peso nos permitirán llevarlos puestos sin suponer una carga para nuestra excursión por la montaña.

También un filtro gris o de densidad neutra (DN) nos ayudarán a filtrar la intensidad de luz sin que alteremos la calidad, nitidez o contraste de la imagen por ello para días de sol y nubes es aconsejable contar con uno de ellos, teniendo en cuenta que deberemos abrir un poco más nuestro diafragma o utilizar una velocidad de obturación más lenta ya que ambos filtros nos van a quitar luz, pero el resultado merece la pena.

Continuará…….

[ad#468]

Deja un comentario